domingo, 29 de junio de 2008

¡PRONTO TE VERÁN MIS OJOS!



Las fotos las he tomado prestadas de:

¿QUÉ ESTARÁN HACIENDO...?

Inicio este blog hoy, 29 de junio de 2008, fecha en que la Selección Española de Fútbol juega la final de la Eurocopa contra Alemania. No me importa demasiado que gane o pierda. No es por eso por lo que cito el acontecimiento para señalar el estreno de mi blog. Más bien se debe a una curiosidad: cuando más de la mitad de los españoles (y de los alemanes y, en general, media Europa) esté viendo el partido, ¿qué harán quienes no lo hagan? Alguien podría pensar que es una pregunta tonta, una curiosidad insulsa, un interrogante sin posible respuesta... o con una respuesta obvia: estarán haciendo lo que deban, necesiten o quieran. Pues... yo no lo veo así. Porque no es igual disponer de un tiempo para realizar determinada tarea o actividad en circunstancias "normales", que disfrutar de él cuando sabes, a ciencia cierta, que casi ninguna de las personas que te rodea, con las que convives, con las que te relacionas, etc., te va a requerir en una hora y media o dos horas. Casi nadie te va a llamar, casi nadie te va a pedir nada, casi nadie va a indagar dónde estás, dónde has ido, qué estás haciendo. Es decir, que esos no-aficionados van a gozar de un tiempo de libertad casi absoluta. Algo parecido a perderse en el paraíso de una solitaria playa caribeña sin nombre ni ubicación en ningún mapa. Y que van a poder utilizar esa libertad de la manera que les plazca: en unos grandes almacenes inusitadamente vacíos, caminando por la calle principal con el disfraz más disparatado, entrar a un lugar sagrado (religioso o laico) y gritar o propinar los más atrevidos insultos a sus titulares... Se trata de dos horas cortas de permiso absoluto, de vacaciones totales, de ausencia de normas o leyes, de evasión del control social..., durante las cuales es posible abandonar el comedimiento, la discreción..., ir hacia lo inacostumbrado, la exageración, el atravesar todo límite. Hacer lo que siempre se quiso hacer y nunca se pudo porque los demás estaban mirando o simplemente estaban. Cuando se juega un partido como el de hoy todo son ventajas, para los que lo ven y para los que no lo ven. Puede uno, incluso, dedicarse a dar el pitido de comienzo a un blog como este.