lunes, 18 de agosto de 2008

KONRAD


El título completo del librito que quiero comentar es este: Konrad o el niño que salió de una lata de conservas, muy conocido en los ambientes escolares y de animación a la lectura. En realidad, es un clásico de la llamada “literatura infantil y juvenil” y constituye, por lo tanto, una referencia dentro de este ámbito. Se publicó en 1975. Su autora es Christine Nöstlinger, escritora austríaca, que ganó el prestigioso Premio Andersen en 1984. Signo de la calidad, la popularidad y la aceptación del libro es el número de ediciones que ha conocido: la última en castellano es, si estoy bien informado, la número 45. Puede leerse gratis aquí: http://colegios.pereiraeduca.gov.co/instituciones/galeriadigital/Espanol/_Literatura/Doc_web/Libreria%20infantil1/sites/rincon/trabajos_ilce/konrad/sec_4.html

Un resumen del argumento, más o menos completo, aparece, entre otras muchas páginas, en esta: http://es.shvoong.com/books/476527-konrad-el-niño-que-salio/.Y reseñas y comentarios también se encuentran abundantemente en la red. Valoraciones las hay de todo signo; véanse estas dos muestras extremas, primero la negativa (que parece, curiosamente, de un niño o niña, cuyo “estilo” mantengo), luego la positiva (curiosamente también, de un adulto):


“el liBroo es una mierda,, a parte de q ni siqiera me entere de nada mientras lo leiamos en clase es bastante royo podia averse enroollado menos contando la historia me aburria demasiado eStuuviimoos un monton d tiempo leyendolo menos mal q ya lo hemos acabado xq estoy del puto libroooo hasta el ...” http://es.shvoong.com/books/476527-konrad-el-niño-que-salio/


“La cantidad de aventuras, situaciones y escenas en las que se mete la señora Bartolotti en su intento de lidiar con la crianza del niño, la forma en que el niño se va desarrollando en un entorno lleno de locuras (pero de muchísimo cariño), y el suspenso que generan los siniestros personajes de la compañía que envió a Konrad y que pretenden quitárselo a la señora Bertolotti, hacen de esta novela una de esas lecturas en las que no pasa una página sin que riamos, nos sorprendamos o simplemente apresuremos la lectura para llegar al siguiente capítulo. […] Bien, este libro ya tiene sus años, pero creo que es de esos libros que no vencen nunca. […] De hecho, leer este libro seguramente me hizo ser un niño un poco más feliz.” http://agaliletras.blogspot.com/2008/05/konrad-o-el-nio-que-sali-de-una-lata-de.html


Justo es decir que abundan las opiniones favorables, de personas a las que les encantó la lectura del librito.

A mí también me gustó mucho. El libro te atrapa y lo lees de un tirón. De hecho, yo me lo bebí de tres o cuatro tragos, mientras viajaba de Munich a Málaga, en cinco o seis horas, entre las de espera y las de vuelo. Los personajes son cándidamente encantadores, incluso los “malos” (los de la fábrica de niños) y las ocurrencias de la madre a la fuerza, las del niño, las de la vecinita, las del papá por acuerdo, etc., resultan muy divertidas… Y tiene su intriga, a partir del momento en que el niño, que ya es un ser querido e incluso admirado por los “suyos”, corre el riesgo de ser rescatado por la fábrica y reenviado a otro destinatario más juicioso. De todos modos, no me parece que sea un relato para niños menores de 12 años, y creo que me quedo corto.

Dicho esto, quiero centrarme en un aspecto concreto de la obra que es, por otra parte, muy ostensible. Me refiero al mensaje, a la visión de la vida que rezuma por todos los poros la historia. O, mejor dicho, a uno de los mensajes. Se evidencia a partir de un constraste muy marcado entre la personalidad de la madre y la del niño. Ella es el modelo antisistema, antinormas, antiformalismos, anticoherencia, anti… todo. Actúa por impulsos, según su santa voluntad, que casi siempre le dicta conductas contrarias a las habituales entre sus semejantes (“La señora Bartolotti tenía una lista completa de palabras que no le gustaban. Además de como es debido, formal, serio y metódico, no le gustaban propósito, razonable, cotidiano, instructivo, decoroso, comedimiento, costumbre, ama de casa, apropiado y pertinente.”, p. 50). En cambio, el niño es la encarnación del deber: no sabe lo que quiere, lo que desea, lo que le gusta…, sino sólo lo que ha de hacer (“-Konrad, no debes apuntar los nombres de los que salen de clase. / Pero Konrad movía la cabeza y decía:/ - Kitti, a mí no me gusta hacerlo, de verdad que no. Pero, cuando ellos hacen cosas prohibidas, mi deber es dar parte; lo ha dicho la profesora. ¡Yo tengo que cumplir con mi deber!”, p. 99); anhela aprender, en su nueva casa, cuáles son las nuevas leyes y principios, para ser obediente con ellos, porque esa es su forma de vida. Como sucede en los relatos, los demás personajes se alinean en torno a los dos citados: en el bando de la madre está la vecinita; en el del niño, su papá adoptivo (cuyo cariño le hace cambiar de opinión y de sector), los de la fábrica, la vecina…


A efectos de lo que quiere mostrar, no es imparcial la historia. Se le nota una simpatía por el bando más dado a la espontaneidad y lejano de lo convencional. Tanto es así, que, al final, la salvación del niño se debe, precisamente, la aplicación de esa filosofía, es decir, a la “reeducación” del chaval.


Konrad es, por esto que digo, un libro sobre la educación de la infancia, a partir de unos presupuestos bastante rousseaunianos y de tinte libertario. Y, como tal propuesta pedagógica, constituye una especie de manifiesto sobre el mundo y la vida. Se entiende que la sociedad “actual”, a través de los sistemas educativos (formal e informal), es una fábrica de crear niños como en latas de conserva, artificialmente elaborados para la docilidad y la obediencia a unos mandamientos interesadamente dictados por los dueños del cotarro. Hay, pues, que destruir, romper los muros que coartan la libertad, que prohíben la disidencia, que cierran la puerta a la opinión individual, que esconden la peculiaridad y la diferencia, que ahogan la imaginación, la fantasía, la creatividad, que visten de etiqueta y depravan lo natural y lo auténtico… Hay, en una palabra, que derribar lo construido por esta cultura inhumana, prosaica, injusta, opresora, castradora…En la página 118 de la novelita dice cuál es el método, o sea, cómo hay que “reeducar” (literalmente, “adiestrar”) al niño.

Yo pongo en conexión este pensamiento, así resumido, con ideas que entre los años 50 al 80, aproximadamente, tuvieron gran aceptación en Europa y que resumen eslóganes muy claros y emblemáticos, como “Changer la vie”, “La imaginación al poder”, “Haz el amor, no la guerra”, o en fenómenos contraculturales como el movimiento hippie, o hechos como la escuela de Summerhill (aunque se fundó mucho antes) o la publicación de la Gramática de la fantasía de Rodari… En España coincidió su expansión con la transición política, momento muy apropiado por cierto, por ser la primera fase (la más “romántica”) de salida hacia la democracia, imaginada entonces como panacea para el logro de la libertad total.

Hoy, en la primera década del siglo XXI, hay ya mucha gente de vuelta. O sea, decepcionada. Aquello era bonito, pero no funcionó. Era una hermosa teoría. Y ninguna teoría puede explicar globalmente la realidad ni, mucho menos, servir como principio de actuación en ella. El hombre, la sociedad, el arte, la técnica, la naturaleza… son hechos de una complejidad tal, que no caben en ninguna interpretación particular, unívoca. Y mucho menos, si, como es el caso, más que una construcción teórica, esa filosofía de la vida latente en el librito es de filiación más sentimental que conceptual, más idealista que práctica. Creo que nadie piensa que hay que orientar la educación de los niños dejándoles hacer (los resultados están ahí), ni que la poesía o el arte deban marcar la pauta para la acción política o para la actuación práctica, ni que haya que derribar todas las fronteras, materiales y morales, ni que todo lo de antes tenga que ir al estercolero… Esto es ya una antigualla.

Actualmente, el ecologismo, el pacifismo, la antiglobalización, la libertad sexual… pueden considerarse, junto a otros, los herederos más constructivos y apreciables de aquellas posiciones. También han producido excrecencias, y me atrevo a considerar una de ellas la llamada “actitud progre”, que, en España al menos, aún persiste y funciona como máscara social y política de personajes y grupos (muy señeros e influyentes, por desgracia) que pretenden parecer progresistas, sin serlo ni haberlo sido nunca.

De todo ello, extraigo una conclusión. La resumo en un par de frases, con las cuales también termino: Konrad es una obra que, a fuerza de ser moderna, me parece ya antigua. Es una historia linda, pero anacrónica.

6 comentarios:

  1. citizеnry hear feel hοnοгable hοrmone serotonіn,
    antideprеssants such аѕ SSRI s ѕelective Ѕеrotonin Reuptake Ιnhibitors are much
    pгesсrіbeԁ. tаntric mаssage techniques can tаntгic mаssage
    sitting room is a relaxing tantric massаgе by a semifinаl-clаd maѕseuse, followеԁ by
    a hanԁ dismission. You ԁon't have to precisely concentrate on the the coloration of the Sha indicate?

    Also visit my web-site: london tantra
    My site :: sensual massage

    ResponderEliminar
  2. hey there and thank you for your information – I've certainly picked up something new from right here. I did however expertise a few technical points using this website, as I experienced to reload the web site lots of times previous to I could get it to load correctly. I had been wondering if your web host is OK? Not that I'm complaining, but sluggish loading instances times will very frequently affect your placement in google and could damage your high-quality score if ads and marketing with Adwords.

    Well I am adding this RSS to my e-mail and can look out for a lot more of your respective fascinating
    content. Ensure that you update this again soon.


    My blog: lazaron

    ResponderEliminar
  3. Everything is very open with a very clear clarification of the
    issues. It was definitely informative. Your website is very helpful.

    Many thanks for sharing!

    My blog: nadya

    ResponderEliminar
  4. Thanks for ones marvelous posting! I really enjoyed
    reading it, you're a great author. I will be sure to bookmark your blog and will eventually come back in the future. I want to encourage you to continue your great work, have a nice morning!

    Here is my web site: homology

    ResponderEliminar
  5. Can I just say what a comfort to uncover somebody who really
    understands what they're discussing on the web. You definitely understand how to bring a problem to light and make it important. More and more people must read this and understand this side of the story. I was surprised you are not more popular because you certainly possess the gift.

    Feel free to surf to my web-site :: how to get pregnant

    ResponderEliminar
  6. You could definitely see your skills in the work you write.

    The world hopes for even more passionate writers such
    as you who aren't afraid to mention how they believe. At all times go after your heart.

    Review my blog post lloyds pharmacy

    ResponderEliminar