miércoles, 1 de julio de 2009

HOMENAJE JUBILAR 2

Soy tu tocayo, el "Punto Filipino". Aunque sólo llevo aquí un curso, me da mucha pena que te tengas que jubilar. Siempre que hemos tenido un problema, tú nos lo has solucionado. Como cuando íbamos a JUVELOJA a la excursión y nos daba vergüenza darle el dinero al maestro porque había que entrar en la clase de 3ºC; nos daba vergüenza y tú le diste el dinero al maestro de Educación Física. Como cuando se le perdió el bolígrado a José Miguel y tú le diste el tuyo. Y como lo de Elizabeth: se lo dijiste a la Orientadora y lo soculionamos. Siempre has sido muy "apañao" y has estado siempre con nosostros para lo que nos ha hecho falta. Te escribo para que nunca te olvides de mí y te acuerdes siempre. Como te decía antes, que me da mucha pena que te vayas. Adiós, maestro. Espero que nunca te olvides de mí. Adiós de tu "Punto Filipino": JOSÉ ANTONIO ASENCIO. 1º A.

Cómo me voy a olvidar, tocayo, cómo me voy a olvidar. Aunque no nos veamos en mucho tiempo. Jamás se me borrarán de la memoria sentimental nuestra convivencia en el instituto, donde hemos tenido, sin saber por qué, una especial relación; y tus ojos, inundados de lágrimas, el día de la despedida, mientras cantabais esa canción tan hermosa. Un fortísimo y larguísimo abrazo, "Punto Filipino". Y muchas gracias.