sábado, 20 de marzo de 2010

JOSELES EN SEVILLA

Algunos, entre ellos yo, celebramos ayer el día de nuestro santo en Sevilla. Naturalmente, mi caso no tiene la más mínima relevancia social, pues carecen de ella mi propia persona y la de (con perdón) los que estuvieron conmigo.

Llegamos por la mañana, paseamos, hicimos algunas compras…, hasta la hora del almuerzo, que suele ser el punto de la jornada en el que se concentra la conmemoración de la efemérides. Al terminar, nos detuvo un rato la contemplación del sereno Guadalquivir, desde la orilla en que se levanta la Torre del Oro y en las proximidades del ahora ya limpio monumento. Dejamos atrás, luego, la húmeda brisa del agradabilísimo paraje y nos encaminamos a pie hacia San Bernardo. Avanzamos por Almirante Lobo y la Universidad y entramos en la calle San Fernando, donde es digno de extasiada contemplación (para mí siempre externa, por supuesto) el Hotel Alfonso XIII… Pues bien, de todas las farolas de la zona vimos que pendían pares de carteles de color rojo, los cuales iban constituyendo poco a poco multitud.



















Llegó un momento en que la abundancia de los bermejos colgantes despertó nuestra curiosidad e hizo que nos fijáramos en alguno, con idea de leer el mensaje que portaban. Para nuestra sorpresa, era el que puede verse en la foto.


Realmente, nos causó asombro el que un evento tan poco singular como el que se reúnan los ministros (porque forma parte de las tareas propias del gobierno y porque figura en la agenda habitual de los viernes) hubiera generado tanta ostentación cartelera, simplemente por tener lugar unos pocos kilómetros más al sur o coincidir con el día del santo "obrero" por antonomasia. Tampoco la reunión de ayer sobresalía por asunto alguno relacionado con la capital o el territorio andaluces, según la escueta información que se ofrecía. No hallamos, pues, ninguna razón ni motivo para dar relieve al quehacer que allí y esa mañana ocupó a los ministros. Desde ese punto de vista, nos pareció algo incomprensible, absurdo, ilógico, gratuito… Y, a propósito de “gratuito”, y puesto que nada lo es en el sentido monetario, también nos escandalizó el despilfarro que supondría, en tiempos de crisis extrema, pagar la factura de tantas y tan inútiles banderolas (realización – colocación – bajada), aparte de desplazamientos, almuerzos... del grupo de personalidades. Y, finalmente, nos dolió pensar que el abono de tales conceptos se realizaría metiendo la mano en el raquítico bolsillo del contribuyente español.

A partir de aquí, nos vimos legitimados para pensar lo que buenamente se nos ocurriera: 1) desde que, habiendo habido tanto humo propagandístico en la acción de gobierno, ya no quedan temas realmente dignos de enfatizar publicitariamente y dentro de poco vamos a ver en anuncios, cantado a bombo y platillo, el cambio de camisa y corbata de tal ministro o subsecretario, que la señora del vicepresidente Chávez ha encontrado nueva asistenta, que el sesudo Gabilondo montará tal sábado una cuchipanda familiar en Zaragoza… y cosas parecidas; 2) hasta que “estos” están en las últimas y se agarran a un clavo ardiendo (o a farolas callejeras o a lo que haga falta, incluidos los palios semanasanteros) con tal de evitar, si la dichosa crisis no amaina, caer al vacío antes de la próximas elecciones. Téngase en cuenta, además, los resultados de las encuestas en Andalucía y en la nación.

Sea lo que sea, el caso es que ayer, como digo, no sólo fue a mí a quien se le ocurrió la idea de viajar a Sevilla a pasar su día. También lo hicieron, según deduje de los carteles, Don José Luis y Don Pepiño. Es curioso: por motivos diversos, ellos y yo, aunque coincidiendo, ellos y yo, en hacer sufrir a la misma billetera.

8 comentarios:

  1. Quiero expresar dos opiniones: una sobre relevancia y otra sobre irrelevancia. Tu onomástica y quienes te acompañaron son hechos y personas relevantes, ya que representan algo humano, sensible, que se da una evz al año y que conviene celebrar. Sin embargo, que se reuna el CM solo tiene relevancia como tal pero es irrelevante dónde se celebre. En Sevilla o en Betanzos. Da igual. Por eso, el publicitar su reunión en Sevilla es una estupidez, un alarde de arrogancia y un gasto superfluo que se contradice con ese discurso de austeridad y sostenibilidad que se pregona. Lamentable e insólito. Sorprende que se ha hecho algo así, ya que la reacción ciudadana no puede ser otra que la de la irritación o el cachondeo.

    ResponderEliminar
  2. Poca vergüenza es lo que tienen. Ven que bajan, y hala! a comprar mas votos. Así el trabajo y le riqueza lo va a producir la santísima madre de estos sinvergüenzas. Sí, todo de la misma billetera.

    ResponderEliminar
  3. hola de verdad a mi me la pela que hagan el desconsejo de exministros en llavise.po eso quiere decir no hombreNOOOOO,si ganais es por culpa del arbitro y quien el arbitro po el vecino del¿¿V CENTENARIO???JAJAJA Y A LOS DEMÁS A pp-AYUDAR A SACAR LA vIRGEN DE LOS "remedios"haber si remienda esto aunque creo que ni juanillo el latonero lo arregla y mas lo nuestro.ala a comer langostas y nosotros ampostas.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. El Consejo de Ministros se reunió este viernes de manera extraordinaria en Sevilla para aprobar el proyecto de Ley de Economía Sostenible y las medidas diseñadas por el gobierno para intentar paliar los daños causados por el temporal en Andalucía.
    El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, prometió el año pasado que el nuevo modelo de crecimiento que quería impulsar el gobierno arrancaría en Andalucía y llegó a Sevilla con el proyecto de ley, tras meses de debate con los agentes sociales, los partidos y las comunidades. El objetivo es potenciar los sectores más competitivos, innovadores y generadores de empleo frente al elevado peso de la construcción.
    Para ello se incluyen reformas en los organismos reguladores, los mercados financieros o la contratación en el sector público, se facilita la creación de empresas y se establecen incentivos fiscales para las empresas innovadoras y sostenibles y para la rehabilitación de la vivienda.
    Al margen de esta ley, se aprobaron también medidas para paliar los cuantiosos perjuicios causados por el último temporal en Andalucía. Entre ellas, un real decreto que permitirá que los trabajadores de los municipios andaluces y extremeños afectados cobren el subsidio de desempleo o la renta agraria aunque no hayan cubierto el cupo establecido de 35 jornadas reales de cotización.

    Todo estaba estudiado al milímetro...
    Nada queda para la improvisación...
    Son listos,muy listos...y saben que todos tenemos un precio...sobre todo los andaluces....
    Salu2

    ResponderEliminar
  6. Un modelo de crecimiento no puede arrancar en una Comunidad Autónoma como si de un proceso mecanicista o autoinducido se tratase. Ningún pais serio de Europea lo plantearía de esa forma. Es un tema de Estado, a medio y largo plazo, basado en la innovación y en el respeto al medio ambiente, totalmente incompatible con el recorte sufrido por la inversión en el Plan Nacional I+D y en otras líneas de financiación de la actividad investigadora. Como tampoco se aviene adecuadamente con la politica ambiental que se está llevando a cabo. Y en cuanto a la reforma de los instrumentos de regulación no hay más que echar un vistazo a lo que está pasando en los mercados financieros, donde se ha vuelto a las andadas. La contratación en el sector público continua igual, ya que nadie habla de modificar la Ley de Contratos del Estado y controlar los procedimientos de las CCAA. En fin, mucho ruido y pocas nueces. Parafernalia a tope y marketing a raudales. Naturalmente que el CM puede reunirse donde quiera, y mostrara sensibilidad por los afectados por la catátrofe, lo que no se ha hecho en otras ocasiones, pero anunciarlo del modo que se ha hecho, con cartelería superflua, provoca en la ciudadanía una reacción contraria a la pretendida.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias a todos por vuestros interesantísimos comentarios y aportaciones. Tengo que confesar que, cuando subí el artículo (no, cuando lo escribí), ya conocía yo a grandes rasgos el contenido "andaluz" de la reunión ministerial. Pero lo dejé intacto por dos razones: 1ª) eso no cambiababa en nada mi denuncia de gasto superfluo, como habéis subrayado algunos de vosotros, 2º) si para el país o la región lo importante es (en la medida en que lo sea) el paquete de acuerdos, lo que en realidad persiguen los carteles es otra cosa: enaltecer al gobierno y su visita, endiosarlo, provocar admiración y suscitar agradecimiento por el simple hecho de que se digna venir..., sin que importe a qué.

    ResponderEliminar
  8. Estos dilapidan el dinero; los otros se lo llevan y se valen de mil argucias para salir impunes. Arreglados estamos con unos y otros.

    ResponderEliminar