sábado, 12 de junio de 2010

LA NOVIA DE NADAL

.
.


Me propongo hablaros de esta linda muchachita; no sé si la conocéis. Es muy guapa, muy joven, deportista, buena estudiante… y, supongo, con muchas cualidades más. Pero el motivo del rescate que le hago para traérmela aquí, a mi espacio, es que quiero presentarla como modelo para todos nosotros, niños, jóvenes y mayores. Un ejemplo de responsabilidad, de voluntad, de discernimiento, de personalidad… Os cuento la historia. La chavala, que se llama María Francisca Perelló, más conocida como “Xisca”, es la novia de Rafa Nadal, el súper campeón de tenis. Al parecer, componen una pareja bastante estable, pues su amor y su relación dura ya 2 años, mucho en los tiempos que corren.
Como se sabe, el pasado día 6 de los corrientes Rafa participó en la final del “Roland Garros” y ganó por quinta vez el trofeo, con lo que se elevó, de nuevo, hasta el puesto número uno mundial. Llegar a esa altura tiene un increíble mérito, pues supone competir y ganar a los mejores de los mejores. Pero, en este caso, el mérito aumenta, por cuanto significa la superación de una racha “baja” del tenista, después de algunas lesiones, que le hizo descender en el ranking. Se enfrentó, pues, también a sí mismo (uno suele ser el adversario más correoso de uno mismo) y ha salido triunfante. No todos salvan un bache así, en los niveles en que nos movemos, donde las diferencias, y las victorias o derrotas, se miden en milésimas. Llegar dos veces es rara, y por ello encomiable, proeza. Enhorabuena… doble, chaval.



Pero, como reza el título y anunciaba al principio, aquí debo hablar, siquiera un par de párrafos, no tanto del muchacho, sino de su novia. Resulta que, según oí en la radio, ella no asistió a ese partido de la final de “Roland Garros”, tan importante y tan decisivo. ¿Por qué? Por una razón que a algunos, quizás la mayoría, les parecerá tonta, desproporcionada: ¡tenía esos días un examen! Así que la señorita cambió el gozo, la satisfacción inmensa de ver subir a su queridísimo a la cumbre del Olimpo, en un ascenso duro como he comentado, cambió -digo- todo eso por el cumplimiento de la obligación de pasar un examen. Oí la noticia y me quedé con la boca abierta. ¿Que, tal como están las cosas, haya jóvenes así, con ese sentido de la responsabilidad? Casi no me lo pude creer, siendo quienes son, es decir, una pareja con su futuro ya más que resuelto. El sentido del deber y del esfuerzo es el mismo, según veo, en Rafa y en “Xisca”.
Creo que no habrá muchas niñas ni mujeres con ese empaque moral. Ni niños ni hombres. La gente de hoy somos más bien “blanditos”, lo queremos todo al instante y sin sudar. Sé, porque lo he vivido, que en pocos colegios o institutos se atreve algún profesor a poner un examen después de un día de romería o de feria, o los lunes posteriores a fines de semana muy significados. En caso de que alguien ose hacerlo, sabrá que los alumnos se sentirán moralmente justificados si no estudian, y el culpable será él. Se han llegado a invertir los términos: del “No puedo ir a la fiesta porque tengo un examen” al “No puedo preparar el examen porque voy a una fiesta”. Sin embargo, siempre hay al menos un justo en esta Sodoma y Gomorra: el citado día 6 fue “Xisca” Perelló, la mejor novia del mejor campeón. ¡Felicidades, pareja!

9 comentarios:

  1. En primer lugar, decirte que me gusta más lo que tu escribes que los textos del señor Leguina, aunque estos últimos se presten más a la polémica.
    Con relación a esta página, llevas toda la razón:esta chica es una rara avis en los tiempos que corren. Los que conocemos el mundo de la educaciónen sabemos que el esfuerzo y el espíritu de sacrificio no están de moda. Las cosas, desgrasciadamente, ya no son como cuando nosotros estudiábamos. Entre otras cosas, porque si no te esforzabas,no salías adelante y el sistema te segregaba.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jara, por decir que me echas de menos. Quiero que sepas que seguí entrando en tu blog, lo que pasa es que no me anime a escribirte nada, unas veces por el tema que tratabas y otras por dejadez.

    Me gustaría decirte que no estoy de acuerdo contigo con lo que has escrito en tu post. Si yo me estuviera apunto de jugar algo verdaderamente importante en mi vida, me gustaría que mi pareja estuviese mi lado, que lo más importante fuera yo. Un examen siempre puedes hacerlo en otra fecha, sino lo haces en junio lo haces en septiembre, pero los grandes momentos solo pasan una vez en la vida y a mi personalmente me gustaría tener una pareja que los disfrutara conmigo.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que la muchacha intentará hacer ver que los estudios le importan mucho...aunque tiene el porvenir asegurado con el millonario Nadal.
    Posiblemente consiguió que él estuviera un poquito más enamorado de ella.
    Ya sabes...la táctica de hacerse rogar...jeje.

    Al final, como en el 90% de los casos, ex-mujer de deportista de élite consigue inmensa fortuna tras el acuerdo de divorcio....

    Es triste y duro, pero es así.

    Por cierto, es solo una opinión personal. Y gracias a Dios, no hablo por experiencia propia.

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. ¿quién es?, ¿"la novia de"? ¡qué triste que a estas alturas se siga hablando de "la novia de", "el hijo de", "el novio de"! y no hablas de ella por lo que cuentas en tu texto, si no fuera "la novia de" no hablarías de ella porque simplemente nadie la conocería

    ResponderEliminar
  5. Para Xana:

    Una pregunta, Xana: ¿Alguna vez estás de acuerdo con alguien o esa actitud tuya de llevar siempre la contraria e intentar crear polémica es una simple pose?

    Por curiosidad nada más y sin acritud.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante tu entrada. No conocia quien era la joven en cuestion, pero me ha parecido estupendo que alguien se interese por el estudio en estos tiempos que corren.
    Saludos y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  7. Solo un agudo observador social ve lo que JARAMOS ha visto. Estoy harto de ver a la mujer de FEDERER sufrir/gozar cuando juega su marido. Las gemelas, pues con la criada, en el Hotel. Pienso que esta chica va bien orientada. ¿Acaso Nadal dejaría la final de Roland Garros para asistir a la graduación de ella? No. No desearía como pareja "un jarrón" chino, bello por fuera, reluciente. Lo pondría en un rincón. Nadal es inteligente, su pareja también. Cada uno hace bien lo que sabe hacer: jugar al tenis y estudiar, respectivamente. B

    ResponderEliminar
  8. Creo que a las personas hay que tratarlas por lo que son y no por que sean pareja de una celebridad si la chica tiene cualidades hay que destacarlas y punto.

    ResponderEliminar
  9. Por supuestísimo, Lourdes. Pero tú sabes que en ese mundo de las estrellas abunda la superficialidad y el culto a lo inmediato y material. Esa niña destaca por tener más inteligencia y personalidad que el resto. Gracias por tu visita y comentario. Salud(os)

    ResponderEliminar