jueves, 29 de julio de 2010

DOS NOVELAS "FEMINISTAS"

.
.
Quiero hablar de dos libros, concretamente dos novelas, las últimas que he leído. El azar ha dispuesto que tengan en común algunas notas: por ejemplo, el hecho de ser mujeres quienes las han escrito y, quizás por eso, un sesgo feminista bastante evidente. No las he elegido yo, mejor dicho, no he elegido leerlas una tras otra, en secuencia ininterrumpida, aunque ambas forman, de alguna manera, un conjunto, como digo. Sus títulos, autoras y demás datos son estos: Orestes, legislador, de Alicia Ferrer (Sevilla, 2010, 232 pp.), y Venganza en Sevilla, de Matilde Asensi (Barcelona, 2010, 312 pp.).

Ante todo, confesaré que ambas me parecen extraordinarias obras. De tener que inclinarme por una de las dos, sinceramente tendría bastante dificultad. Tal vez elegiría la primera, un tanto más compleja y con algo más de sustancia. Virtudes que son dignas de destacar, considerando que se trata -si estoy bien informado- de una “opera prima”.

Se basa en el mito de Orestes, rey de Micenas tras asesinar a su madre, Clitemnestra, la cual había instigado la muerte de su esposo, Agamenón. Mejor dicho, es una interpretación de esa historia, que coloca al monarca micénico como impulsor de una operación política y social de gran alcance: la sustitución del matriarcado por el dominio masculino, comenzando por la sustitución del culto religioso a la Diosa Madre por el de Zeus. Con esta trama, la autora consigue crear una historia llena de interés, incluso para un lector de ahora. Sabe acompasar el ritmo de la narración, combinando sabiamente pasajes descriptivos con otros de acción e incluso de suspense, o con la introducción de relatos secundarios, subordinados al hilo principal. Aparte, la expresión es elegante, precisa, clara, pulcra, aunque sin caer jamás en la retórica pesada y vacua, y los diálogos, incluidos en el instante adecuado y con la extensión apropiada, son todo lo expresivos que requiere el fin comunicativo que los justifica. En resumen, una excelente novela, como digo, cuya lectura se hace amena, sin dejar de invitar a la reflexión en el terreno de la macropolítica o de la ideología, tema principal, y acerca de otras cuestiones colaterales. Felicito con mi más sincero parabién a la autora y le pido que sea Orestes el comienzo de una brillante carrera literaria. Facultades no le faltan.

El argumento de la segunda novela se resume en su título: es la historia de una venganza. Se sitúa en la España del siglo XVII, con un pie en la península y otro en “Tierra Firme”, es decir, en la América hispana, que en esta época es la gran mina de metales preciosos con los que salvar las sucesivas bancarrotas de la monarquía. La peculiaridad más sobresaliente de la obra es que su protagonista, que, junto al lecho de muerte de su padre, asume el compromiso de llevar a cabo la venganza sobre quienes lo han encarcelado y llevado hasta un final humillante, es una mujer. Pero una mujer un tanto especial, porque de puertas para fuera pasa por ser un hombre y se comporta como tal en el dominio de las armas, en sus conocimientos y capacidades para gobernar un barco, etc. Usa, así, aparte de su inteligencia y su firme voluntad, el atractivo femenino y la fuerza masculina para llevar a cabo sus planes. La autora, que cuenta con técnica y veteranía, domina el arte de narrar, cosa que hace que la novela atrape desde el principio, en una progresión muy bien medida. La opción de salpicar la expresión con términos y giros de la época no acaba de resultar, creo yo, porque se queda a medio camino. Sí está muy conseguida la intención de la autora de mostrar e incluso resaltar ciertas notas de la sociedad y las formas de vida de la época, a modo de denuncia histórica. Por todo esto, me parece que puede ser considerada Venganza en Sevilla una buena, una muy aconsejable lectura de verano.
.

6 comentarios:

  1. Gracias Jaramos por tu post, quería comprar un libro para las vacaciones que comienzo mañana. Creo que me decantaré por el segundo "Venganza en Sevilla", por lo cuentas me va a gustar.

    Un abrazo,

    RATO

    ResponderEliminar
  2. De nada. Y que te encargues de disfrutar tus vacaciones, porque nadie se va a encargar por ti. Jeje.

    ResponderEliminar
  3. Yo precisamente en vacaciones no leo, pero me los apunto para después...
    Un placer pasar por aquí, como siempre.

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Interesante reseña que me será útil sin duda, porque ambas novelas me pueden interesar. El tema de la primera (eliminaciín del matriarcado) es el de una famosa novela de Robert Graves que leí con deleite hace muchos años: "El vellocino de Oro". No me importaría retomarlo de manos de esta joven autora.
    Gracias Jaramos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Está muy bien la reseña que haces de estas dos novelas: precisa, entendible, completa:ni le sobra ni le falta nada. No son pocas las veces en que lees la reseña sobre un libro y, cuando has terminado, sabes lo mismo que al principio. Por lo que dices, yo me inclinaría por la primera. Enhorabuena.
    Saludos
    Anónimo2

    ResponderEliminar
  6. Por una vez no estamos de acuerdo.
    La Venganza de Sevilla me pareció una obrita menor.
    Todo muy tópico. Unos personajes muy maniqueos y una heroina no creible. Un caso de travestismo sin ninguna gracia.
    ¡Que le vamos a hacer!

    ResponderEliminar