sábado, 30 de abril de 2011

VAMOS A SUPONER...

         Vamos a suponer que, como suele ser frecuente en los blogs, elijo una noticia y la traigo aquí para comentarla, citando la fuente, según es norma. Y vamos a suponer que la fuente es el periódico La Gaceta. ¿Qué ocurriría? Estoy seguro, segurísimo, de que muchos de mis visitantes abandonarían en ese instante la lectura y para siempre jamás el blog, espantados como si hubieran visto al diablo, temerosos de contraer alguna grave enfermedad ideológica por simple contagio o mera aproximación. Correrían a mover el cursor hacia la “x” de cerrar, mirando hacia todos lados por si alguien los había estado observando.

http://kiosko.net/es/
   
          Es una suposición, recuerdo. Vamos a hacer otra: imaginemos que el diario de donde he sacado la noticia es El País. De no diferente manera se comportaría otro buen puñado de lectores de esta modesta página y por las mismas razones, aunque de signo opuesto (tal vez no fueran tantos, pues se agolpan más españoles en una acera que en la contraria).  

          Bueno, pero esto…  ¿qué es lo que es?, digo como decimos en mi tierra, cuando preguntamos con cara de asombro.

          Ocurre, más o menos, como antes sucedía en los pueblos pequeños, donde la mayoría de habitantes eran personas de escasa cultura y preparación, dominadas por prejuicios y caciques: no podían tus hijos juntarse con los de… porque…, no podías entrar en ciertas casas porque…, no podías vestirte de determinada manera porque…, no podías contestarle a Don… porque…, no podías faltar a misa porque…, no podías decir que… porque…, no podías leer o escuchar… porque… ¿Por qué? ¡Porque estabas perdido! Y, por lo tanto, asustado.

          De donde se deduce que, si algún día yo no nombro el periódico en el que he encontrado el titular comentado en mi blog, ya podéis imaginar el motivo. Lo mismo pensaré de todos los autores que se comporten así. 

          Hemos hecho un pan como unas tortas.

9 comentarios:

  1. Tres son las cosas que creo de los periódicos: la fecha, la numeración de las páginas y las notas necrológicas. Estas últimas algunas veces, aunque pocas, también fallan.
    Estoy poniéndome al día en tu blog. En el anterior te he puesto un comentario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Toni, Antorelo, gracias por vuestra visita y comentarios. Salud(os).

    ResponderEliminar
  3. Hola jaramos:

    El dilema se agrava si vas a leer el periódico de un bar donde cuelgan de la pared Gara, El Correo Español-El Pueblo Vasco, El País, El Mundo, el Marca... etc. Todos ellos con un palo metido por el centro con un cáncamo de donde cuelgan.

    ¿Cual cojo sin que me clasifiquen?

    Créeme que, al final, uno acaba pasándose por el forro de... la opinión de los demás y leyendo un poco de todo.

    Pero como siempre, tu entrada pone el dedo en la llaga.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me imagino lo dura que debe ser esa situación, con tantos ojos dispuestos a juzgar cada gesto. En tu caso, parece que te has vacunado ya. No creo que se pueda sobrevivir de otra manera. Gracias por tu visita, lectura y comentario. Salud(os).

    ResponderEliminar
  5. Yo lo hago habitualmente. Quiero decir: Pongo enlaces a periódicos de todo tipo y condición y, aunque que el más habitual es el diario público, también he puesto enlaces a otros como el mundo, el país, etc. Incluso enlaces a gara y la web de la cienciología. Por lo tanto discrepo esta vez con tu post. Me parece que es interesante conocer la fuentes de la noticia, sean estas la gaceta o el público (quizás los polos más opuestos de los periódicos nacionales). Un saludito.

    ResponderEliminar
  6. No todo el mundo es capaz de decir o no esconder, ante quien sea, los periódicos que lee, los canales que ve o las emisoras que escucha. Ni todo el mundo acepta, sin criticarlos e incluso descalificarlos, que los demás lean, vean o escuchen libremente cualquier medio. Ahora mismo hay una fuerte radicalización de las posturas en España y muchos están deseando colocar a sus vecinos carteles condenatorios, por el simple hecho de que no piensan como ellos o, peor todavía, parece que no piensan como ellos. Es igual que el mortal enfrentamiento entre madridistas y barcelonistas, pero en asuntos mucho más serios. Ahora hay que ser muy valiente para confesar las propias ideas y principios, según ante qué público. Felicito a la gente como tú, en la medida que lo seáis. Gracias por tu visita y comentario, amigo Soyun.

    ResponderEliminar
  7. A mí lo que me da lástima que hoy en día casi todo esté tan politizado y manipulado hasta el punto de tener que leer 3 publicaciones para poder acercarnos a lo que realmente pudo haber ocurrido, y ni eso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por este blog tiene una tema muy buena me gusta mucho leerle excursiones en estambul

    ResponderEliminar