miércoles, 20 de julio de 2011

EL M.I.R. PARA PROFES

               Una de las pocas medidas más o menos concretas que Rubalcaba ha expresado como adelanto de su programa, se refiere a la forma de seleccionar al profesorado. Se ha presentado como una gran contribución a la mejora de la enseñanza, pero las cosas están tan mal en este campo y la modificación sería tan pequeña, que apenas se notaría, si efectivamente llegara a aplicarse. Me parece un cambio muy pequeño, que poco contribuiría a perfeccionar significativamente la educación reglada.
               La propuesta consiste en copiar el modelo MIR, que según dice el ponente está dando excelentes resultados. No conozco ninguna evaluación del sistema sanitario, ni en general ni en el aspecto particular del modo de acceso de los médicos a la red pública. Por lo tanto, no puedo opinar acerca de la exactitud de las palabras del candidato.
               Si no estoy mal informado, el MIR consiste en la realización de una primera prueba teórica, que, si se supera, va seguida de un tiempo (variable, según la especialidad) de prácticas en un hospital. Al término de este segundo período, el médico obtiene el título de “especialista en…”, que lo habilita para ser contratado en un centro sanitario y para ejercer la medicina privada. Por supuesto, también puede no encontrar trabajo. Es decir, el aprobar el MIR no supone ganar una plaza de funcionario, sino adquirir un reconocimiento oficial; es una condición previa para solicitar y conseguir, si hay suerte, un puesto en un hospital o centro de salud. Si el procedimiento no es exactamente este, espero que alguien me corrija.
               En el trasvase a la educación, veo algunos puntos dignos de comentario:
     1)  El modelo actual no difiere demasiado del descrito para los médicos en lo referente a las pruebas, pues consta de un examen teórico ante un tribunal, con dos ejercicios, uno escrito y otro oral. Los que aprueben y obtengan plaza (provisional) están un curso completo en prácticas en un colegio o instituto, al final del cual ganan de por vida la condición de funcionario docente con derecho a una plaza. Por lo tanto, es solo este último aspecto, importantísimo, el que se suprimiría al implantar el modo MIR, el de la obtención de una plaza vitalicia.
     2) El examen de contenidos no ha sido ni es, por sí mismo, un instrumento bueno ni malo para lo que se pretende, que es elegir a los “mejor preparados”. Depende de qué temas se fijen, de los criterios para evaluar a los opositores y de la competencia de los tribunales. En educación, los temarios siempre han sido definidos por “la autoridad política”, es decir, por el ministerio, con poca o nula intervención de quienes de verdad entienden sobre qué debe saber un aspirante a profesor. Respecto a la competencia de los examinadores, que mediatiza también la aplicación de los criterios dictados desde arriba, habría mucho que discutir, pues son profesores en ejercicio, escogidos al azar. Estoy absolutamente seguro de que muchos, muchísimos de los examinados saben más que bastantes miembros de tribunales en el momento de las pruebas. Repito, estoy absolutamente seguro. No sé, en cambio, cómo serán las cosas en las pruebas para MIR.
     3) El año de prácticas equivale, en la práctica, a un mero formalismo. Valga la siguiente anécdota: la última vez, hace dos cursos, que tuve ocasión de convivir en un centro de Secundaria con profesores en prácticas, sucedió que el titular de Física y Química tuvo que hacer de “tutor” de dos, uno de Educación Física y otro de Dibujo; el de Geografía e Historia, de la compañera de Música, etc.  Está claro, ¿no? Pero hay más: aunque no se diera esta anomalía, la actuación de un docente es muy difícil de evaluar y calificar, pues ni existe entre los propios profesores un consenso acerca del modelo de “buen profesor” (“buenas prácticas” suele decirse ahora) ni, ante tal ausencia, se dispone de instrumentos “oficiales” verdaderamente válidos. Tal vez en el campo de la salud haya menos dificultad, puesto que la actuación médica está sujeta casi siempre a protocolos bastante definidos, una vez establecido el diagnóstico, que tampoco es una operación subjetiva y espontánea.
               Así que la propuesta de Rubalcaba, este señor con apellido de pretérito imperfecto  -permítaseme la broma, reconozco que no exenta de intención, en un artículo sobre enseñanza como este- no me parece de gran mérito. Pienso que no querrá revolucionar el sistema con ella. Aparte, se ha metido en un terreno árido y pedregoso, como es el de la selección del profesorado: en muy pocos sitios han dado con “la” solución; todo lo más, se ha llegado a acuerdos entre las partes implicadas, que es el único modo de abordar materias así. Yo le aconsejaría al señor P.I. que intentara, mejor, esa vía.
_________________________________
NOTA: Al parecer, existen problemas para que algunos lectores de este blog incluyan sus comentarios. No sé a qué pueden deberse. El sistema los rechaza o no los captura. Lo siento y pido excusas. Salud(os).


LEER OTROS ARTÍCULOS DEL AUTOR

_________________________________

13 comentarios:

  1. Sinceramente creo que es un tema complejo, que yo optaría por seleccionar a los profesores por su aspecto físico, así por lo menos aunque no den bien sus clases, sus alumnos podrán entretenerse mirándolos. Eso siempre ayuda a que las clases sean más llevaderas, lo sé por experiencia.

    Un abrazo,

    Rato raro

    Un abrazo,

    Rato Raro

    ResponderEliminar
  2. Sr. Jaramos, de lo que diga este individuo con apellido de pretérito imperfecto no se crea UD. absolutamente nada. Este SR. (por llamarlo de alguna forma) se cargó él solito la enseñanza en la década de los noventa con sus "cojosmantecas" sacados de la chistera para desprestigiar el movimiento conjunto de todos los enseñantes. Y no nos olvidemos de todos los atropellos legales en los que siempre ha estado/está metido (GAL, 11 M, FAISÁN...)
    Dicen por ahí que es el individuo que miente con más sinceridad y digo por aquí que es un rasputín de un cinismo inimaginable.
    No se espere nada bueno de este individuo con apariencia de sepulturero, eso sí un sepulturero con quinquenios, como lo califica su ex compañero de partido Rubén Múgica.

    ResponderEliminar
  3. Sorprendente la inquina que despierta Rubalcaba en algunos. Yo nunca tuve la sensación de que se cargara a la enseñanza de la época, pero, en fin, para gustos, colores.
    Tu artículo Jaramos me parece perfecto, lo comparto de pe a pa y te felicito por la ponderación y acierto, hasta por el imperfecto de Rubalcaba. Salud.
    PS. Me resulta imposible publicar un comentario en tu blog con mi ID.

    ResponderEliminar
  4. Sr. Arcadio, ¿ahora se le llama "inquina" a la opinión basada en datos objetivos del recorrido político del Sr. Rubalcaba fuera de la ley en temas políticos transcendentales para nuestra nación como son la educación y el terrorismo?
    Inquina, o más bien adversión, es la que el candidato siente y manifiesta hacia la verdad, la libertad, la justicia y la ley.

    Sorprendentes son estos comportamientos oscuros y siniestros, ilegales y carentes de transparencia, más propios de una dictadura que de una democracia. Y el Sr. con apellido de pretérito imperfecto es un artista del engaño, la manipulación y el juego sucio.

    ResponderEliminar
  5. Sr. Rato, ¿tu crees que se pondrían de acuerdo los tribunales en los criterios de admiración?, ¿y los alumnos/as? De todos modos, ya he comprendido tu lema, escogido de aquella famosa canción: "Que se mueran los feos...". Ay, Señor, Señor.

    ResponderEliminar
  6. Sr. Anónimo, gracias por tu visita y vigorosos comentarios.

    ResponderEliminar
  7. Amigo Arcadio, gracias por tus palabras. Siento mucho eso que te ocurre con los comentarios. Le sucede a más lectores. No sé por qué ni qué hacer. Salud(os).

    ResponderEliminar
  8. Conozcamos la política educativa de países con sistemas educativos bastante mejores que el nuestro y encontraremos propuestas muy aprovechables, no todas, claro, pero sí algunas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Después de la presentación del candidato Rubalcaba que ha hecho el comentarista anónimo, creo que me ha convencido y ahora sé que votaré Rubalcaba el 20-N. Gracias por darme perspectivas. Me faltaban argumentos, y ahora los tengo.

    ResponderEliminar
  10. Sr. Joselu, me alegra sobremanera que mis argumentos sobre el candidato Rubalcaba le hayan servido para decidir su voto. Con los mismos argumentos, yo votaré directamente a BILDU. Ésta es la grandeza de la democracia.

    Un placer.

    ResponderEliminar
  11. Amigo y colega Joselu, gracias por hacer un receso en tu receso y visitar este modesto blog, que con los comentarios de Anónimo y los tuyos se aviva un poquito. Buena cosa. Salud(os).

    ResponderEliminar
  12. Amigo Antorelo: ¿tú crees que hay que ir tan lejos para saber lo que hay que hacer más o menos? Sabemos, incluso, a quiénes hay que preguntarles. Lo que pasa es que los que mandan no quieren nada más que cambios que hagan ruido y acaparen fotos de periódico. ¿O no? Salud(os) y buen verano e incluso veraneo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por este blog tiene una tema muy buena me gusta mucho leerle excursiones en estambul

    ResponderEliminar