sábado, 19 de noviembre de 2011

RECORTES MALOS Y RECORTES BUENOS



               Desde hace meses, en campaña, precampaña, anteprecampaña, etc., uno de los temas más traídos y llevados ha sido el de los recortes. Entiendo que un recorte es la disminución, o incluso la supresión, de la retribución o de servicios que los ciudadanos venían percibiendo y disfrutando antes del tijeretazo; también está el recorte por encarecimiento, consistente en subir el precio de los bienes públicos, aumentar los impuestos, etc. Teniendo esto en cuenta, tal vez alguien se haya preguntado, al leer el título, si existen recortes buenos, si la expresión “recortes malos” no es una inútil redundancia… En cierto modo sí, porque lo mejor es que no se recorte nada, sino todo lo contrario. Pero, como dice el refrán, a veces “lo mejor es enemigo de lo bueno”. O sea, que la resta de ciertas atenciones y de una cantidad moderada de dinero o el incremento de los abonos pueden evitar males mayores en ciertos momentos. Se supone que con esta convicción se efectúan las podas.
                    Voy a ser más concreto.  Para mí, un recorte malo es aquel que se orienta a recaudar más por parte del Estado, sin que este haya estudiado y determinado claramente la cuantía de lo que ingresará (por pago o por ahorro) y no tenga previsto un destino definido o dicho destino no cubra una necesidad imperiosa; o no se informe a los afectados de nada de esto. Así, por ejemplo, yo estoy congelado (y no por la ausencia de calor precisamente, sino por no haberse actualizado de mi pensión) desde hace meses y todavía no sé a dónde ha ido a parar el montante de euros que no ha llegado a mis manos. Por este motivo, la hibernación de mi paga es un recorte malo. Otras causas de maldad son: la aplicación indistinta, sin tener en cuenta las circunstancias de los diferentes sectores sociales; o, al revés, la adopción de una discriminación tal, que siempre paguen el pato los mismos o que una y otra vez queden afectados los mismos pagos y prestaciones, etc.
               ¿Y el recorte bueno? Muy sencillo, el que no presenta tales defectos. Es decir, el que resulta justificado, razonable y justo. La situación económica, bien diagnosticada, es la que impone la necesidad y dicta la conversión de lo recaudado en partidas concretas; la situación de los paganos da la clave de lo que es aconsejable y cómo se hará para no perjudicar más a unos que a otros. Una última condición: la transparencia, que da acceso al conocimiento de todos estos extremos para que se entienda la productividad de la pérdida.
               El gobierno saliente ha decidido en la última parte de la legislatura varios recortes, que, salvo excepciones, no han sido demasiado contestados por los sufridores, creo yo que más por un exceso de conformismo de estos que por la pulcritud en la gestión de aquel. De distinto modo han reaccionado sectores de la sociedad catalana frente a su reciente gobierno de CyU, empeñado en ahorrar o al menos en quitar deudas anteriores. Pidamos que el que rija desde mañana la nación acierte con recortes buenos, si es que –como se espera-  tiene que hacerlos.

16 comentarios:

  1. Tendrá que hacerlos. El problema es los criterios que utilizará. Ha dicho Rajoy que tocará todo menos las pensiones. Quiere bajar tres puntos el déficit lo que supone un intento de podar o recortar por 30.000 millones de euros. Las cortes se constituyen el día 13 de diciembre. En una semana veremos al alcance de lo que va a pasar. Creo que vamos a tener unas navidades bastante austeras. Se puede prever la subida del IVA a 21 o 22%, los recortes en prestaciones por desempleo, sueldos de funcionarios, disminución en prestaciones sociales como la ley de dependencia…, aumento de impuestos en general. Vamos, una gozada. A Japón le ha costado más de 20 años salir de una burbuja inmobiliaria y no lo ha conseguido todavía. El PP va a tener mucha contestación en la calle. La izquierda no votará unida pero ante las medidas que tomarán, sin duda servirá como aglutinante. Van a ser años muy difíciles, y Rajoy estará ya sudando por lo que pasará después de la euforia de mañana.

    Siento una profunda antipatía por lo que representa Rajoy, pero en todo caso prefiero que obtenga la mayoría absoluta para no tener que depender de los votos nacionalistas que se venden muy caros.

    Por aquí se nos dice que votemos pensando en la cartera.

    Aviados estamos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Dado ya por descontado el sacrificio y tres o cuatro agujeros en el cinturón, lo importante es que la ciudadanía entienda que es razonable, justo, etc. (como digo arriba) el zarpazo y que se emplee en lo que se debe y se dice que se va a emplear, etc., etc. De acuerdo en lo de la mayoría absoluta. Por lo demás, Rajoy y cia. me inspiran ahora mismo más confianza que Ruba. Gracias por tu temprana visita y sustancioso comentario. Salud(os).

    ResponderEliminar
  3. ¿Son los recortes la única solución?

    ¿Son realmente una solución?

    Si conoces las respuestas a estas cuestiones, sabrás si son malos o por el contrario buenos.

    Un abrazo,

    Rato Raro

    ResponderEliminar
  4. Amigo Rato, los recortes están cantados. Mejor dicho, la prosecución de los recortes ya iniciados. Pero te diré más: prefiero los recortes a los cortes. A mucha gente le han "cortado" ya el curro y, por tanto, el sueldo; las prestaciones... A bastantes les habrán cortado la luz, el agua..., el vivir bajo un techo (veo a hombres y mujeres con su maleta viviendo en la calle), etc. Fíjate, en este caso "recorte" es menos malo que "corte". Curioso. Gracias por tu visita y comentario. Salud(os).

    ResponderEliminar
  5. Otro de los temas es quienes sufren los recortes, desde luego no predicarán con el ejemplo. Es una lástima porque ni derecha ni izquierda (suponiendo que en la práctica exista ya que sólo sus sueldos hablan por sí mismos).

    Supongo que hasta que no se de una reacción como la que hubo en Islandia no cambiará nada. Lástima, parece que aquí ni lo que nos afecta directamente lo tomamos en serio. Eso sí, pan y fútbol, que no falte. Bueno, el pan ya veremos.

    ResponderEliminar
  6. A todo esto, hacía bastante que no escribía por aquí. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Los que van a coger las riendas dentro de nada tendrán que ofrecer algunos signos de que las cosas no van a seguir igual. Una señal muy significativa sería "tocar" los sueldazos de los parlamentarios y políticos en general, sus pensiones, etc. No representaría mucha pérdida económica para ellos y, en cambio, supondría mucha ganancia en credibilidad.

    P.S. Me alegra mucho verte por aquí. Es tu casa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. JOSEPH E. STIGLITZ economista con un premio nobel a sus espaldas, no como yo que soy un economista un poco de pufo, dice que: "La austeridad es una receta para el suicidio".

    Un abrazo,

    Rato Raro

    ResponderEliminar
  9. Ajá. Será que, como todo está basado en el consumo..., ¿no?, si no hay consumo, deja de circular el dinero y eso. Soy muy ignorante en esto. Salud(os), Rato.

    P.S.: Te tengo guardado una pregunta "de peso" sobre esto de la crisis. Ya otro día la hago.

    ResponderEliminar
  10. Tienes razón mi querido amigo, nuestro sistema basado en el consumo por lo que aplicar políticas de austeridad excesiva va a producir más recesión y por lo tanto más desempleo.

    La clave para mí, va a estar en la puesta en marcha de políticas a nivel global de control de mercados, antes de que estos acaben con todos nosotros.

    Un abrazo,

    Rato Raro

    ResponderEliminar
  11. La pregunta que te dije es: ¿cómo es que los bancos, que son los "profesionales" de la economía, entre otros, dieron y dieron hasta quedarse sin un puto duro, sin mirar antes en la posibilidad de recuperar al menos una parte? ¿Cómo daban préstamos sin calibrar los riesgos? Eso no lo entiendo. Salud(os), Rato.

    ResponderEliminar
  12. Personalmente creo que lo bancos hicieron lo que hicieron, porque consideraban que era el único modo de seguir creciendo.

    Al igual que nuestros políticos con la "burbuja inmobiliaria", los bancos eran conscientes de que esto tarde o temprano iba a estallar, pero mientras esto no pasaba podían disfrutar de enormes beneficios...Hasta que sucedió lo inevitable.

    Un abrazo,

    Rato Raro

    ResponderEliminar
  13. Es duro eso. ¿En quién confiar, entonces?

    ResponderEliminar
  14. Matizo es solo mi opinión...Sinceramente, no sé, en quien se puede confiar.

    Un abrazo,

    Rato Raro

    ResponderEliminar
  15. Gracias por este blog tiene una tema muy buena me gusta mucho leerle excursiones en estambul

    ResponderEliminar