martes, 22 de mayo de 2012

CRISPACIÓN

               La crispación es un estado de ánimo bastante pernicioso. Según creo, consiste en una excitación interior permanente, que provoca reacciones desmedidas a estímulos exteriores apreciados como agresiones o ataques. Por ejemplo, si yo soy del  Atlético de Madrid hasta la médula y no puedo vivir sin admirar y defender a muerte a mi equipo y ¡ay del que ose insinuar alguna crítica en mi presencia, que a ese se le quitan las ganas de hablar de fútbol!, entonces es que estoy crispado. En el diccionario académico se define “crispar” como ‘irritar, exasperar’, es decir, como acción y no como resultado, que es lo correspondiente a la perífrasis “estar crispado”.
               La crispación se contagia con mucha facilidad. Así, los que me tiren de la lengua con el dichoso tema del Atlético de Madrid, pueden contaminarse por efecto de los sapos y culebras que salgan de mi boca. A partir de ahí, nuestra relación tendrá un tenor envenenado y estaremos ambos a la defensiva. La crispación incita a la crispación.
               Me parece a mí que la tensión interior correspondiente a la crispación también se generaliza con facilidad: una vez instalada, salta a propósito de cualquier asunto, aunque no sea aquel al que primeramente respondía. Es lo propio de personas que siempre están en tensión, como enfadados con el mundo; todo les parece mal, todo lo discuten, todo les molesta. Otras veces únicamente se es sensible a ciertas cuestiones o bien a ciertas personas o grupos de personas: hay quien no puede ver a su vecino, quien no aguanta la clase de Matemáticas o no puede oír al alcalde de su ciudad… o a los del PP, etc.).
               Por último, y esto es a lo que voy fundamentalmente, la crispación viene muchas veces intencionadamente provocada. Siguiendo con el fútbol, es sabido que los clubes suelen “calentar” especialmente ciertos partidos, enardeciendo a las mutuas aficiones y avivando en ellas el sentimiento de adhesión incondicional y el ansia incontenible de contundente victoria. Es una crispación inducida sin dificultad, porque el destinatario ya está entrenado  -nunca mejor dicho-  para dejarse arrastrar al combate. En otro orden de cosas, la política por ejemplo, no sucede de diferente manera:  en determinados momentos, generalmente las campañas electorales, los líderes crispan a la ciudadanía con toda clase de insultos y exagerados ataques a los adversarios (vistos y hechos ver como enemigos mortales), posturas extremas, radicalizadas…, para convertir al máximo número de censados en entusiastas votantes acríticos de sus respectivas siglas. 
               ¿Es legítima esta conducta por parte de quienes dirigen a las masas? Depende. Una cosa es, por ejemplo, empujar a la afición para que anime al equipo y para que el contrario termine  “machacado”, y otra, muy distinta, negarle el pan y la sal a los oponentes políticos, deslegitimarlos y hasta pretender su anulación en el juego democrático. Fomentar esta actitud es algo muy peligroso, porque su querencia es el exterminio del contrario. Aparte de que se basa en la existencia de verdades absolutas (“solo nosotros llevamos razón”), que no son sino absolutas mentiras, pues   -como decía el clásico- la verdad es una naranja de la que cada uno tenemos un gajo.
               Un dato más para ponderar tal peligro: la crispación, individual y sobre todo colectiva, es un estado emocional, irracional, al que sostiene e inflama la pasión, fuera del control de la inteligencia. Es una alteración que ciega a las personas y las deja con frecuencia a merced de sus instintos más primitivos, una vez abiertas las compuertas y anulado todo freno moral.
               Recuerdo que, hace años, estando yo en un grupo de teatro aficionado, el director nos decía que, antes de la representación y durante toda ella, no debíamos perder un cierto nivel de tensión, para que la actuación tuviese nervio, no debíamos “aflojarnos” interiormente y que la interpretación fuese desvaída. Valga esta anécdota para ilustrar una última idea, la de que los humanos no podemos eliminar el ardor, el apasionamiento, un cierto apasionamiento, una cierta excitación, en nuestra actividad externa e interna, porque actúan como motor complementario imprescindible, y tampoco una prudente rivalidad, que sirve de acicate. Pero también hay que salvaguardar un grado de objetividad y de racionalidad, de respeto a las posiciones ajenas, de aceptación de la propia limitación y posibilidad de fracaso, de calma, de distanciamiento intelectual, de sentido del humor (“reírse de sí mismo”). Si no, se caerá, precisamente, en la crispación. Los que manejan interesadamente la opinión pública y los comportamientos colectivos  -a los que conviene identificar y desenmascarar-  saben que no son estas últimas, precisamente, las virtudes amigas.

8 comentarios:

  1. Como siempre, muy atinado. Lo releeré más detenidamente...

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo el micro abierto de la entrevista que hizo Gabilondo a Zapatero en las elecciones de 2008. Aquí. La frase debería terminar: "Porque si no, la gente... se duerme en los laureles".

    La crispación provoca, como dices, estar a la defensiva, y esa actitud hace subir el nivel de adrenalina. Así que, sí, es otra táctica más para empujar a una masa a hacer algo. Siempre lo ha sido. De hecho, no se me ocurre otra forma de empujar a una masa a hacer algo.


    OLI I7O

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la primera lectura, J.M., ¡y no digamos por la relectura! Jaja.

    ResponderEliminar
  4. Oli, supongom que habrás leído mi respuesta a tu comentario último, el que marca el "regreso". Me alegró mucho. Me acordé de esa conversación de Zapatero, pero no quise mencionarla para no señalar a ningún partido. Puede que haya otras formas de mover a la gente, incluso en masa. Tendría que pensar en qué consiste exactamente, pero así, de entrada, el método utilizado por la Iglesia, por ejemplo, no es muy de crispar: ¿recuerdas la última venida del Papa a España? Bueno, gracias por tu visita, lectura y comentario.

    ResponderEliminar
  5. El problema reside en que hay mucha gente que se deja crispar, aunque sea por asuntos baladíes. Buena reflexión la tuya.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, Anónimo. Hay personas pre-crispadas, a las que siempre ves dispuesta a partirse la boca con alguien, si los azuzan. Falta total de personalidad y criterio. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Unas dosis de estoicismo no nos vendrían mal. ¿Pero como conseguirlo? ¡Con la que está cayendo!.

    Salud(os).

    ResponderEliminar
  8. Es fácil acostumbrarse al despilfarro, pero muy difícil hacerse austero. Yo creo que la necesidad nos hará actuar como pobres y olvidar que una vez nos creímos ricos. Gracias por tu visita y comentario, amigo Antonio.

    ResponderEliminar