jueves, 14 de febrero de 2013

YO PREGUNTO (3)


               Día de San Valentín…, voy a interrogar sobre el amor. Más que por seguir el tópico, porque me han asaltado algunas dudas al oír y leer estos días, en anuncios publicitarios sobre todo, tantos tópicos sobre la efemérides, tanta mención dulzona de lo cardíaco, tanta lindeza ya rancia sobre la pasión, tanta metáfora barata sobre la ternura, tanto sexo sublimado.


Cinco. Las tres o cuatro preguntas, que encierran seguramente un amplio haz de cuestiones (el amor es un concepto dificilísimo de entender y explicar, o sea, un misterio), se basan en la distinción entre amor y enamoramiento. Otra aclaración: me voy a referir a lazo o relación en el seno de lo que se entiende por “la pareja” (más o menos permanente o efímera, con o sin papeles, con distintos o idénticos genitales), con lo que queda excluida la amistad, por ejemplo. En lo lingüístico, utilizaré el masculino, pero con sentido genérico.Y empiezo ya, sin más, a preguntar: ¿ama, antes o después, todo el que se enamora?, ¿se enamora, antes o después, todo el que ama?, ¿puedes enamorarte de uno y no quererlo, y al revés?, ¿dejas de amar cuando se apaga la pasión y el enamoramiento? Por último, la pregunta para mí más importante: ¿hay una edad para el enamoramiento y otra para el amor? 

               No me aconsejéis leer a Erich Fromm, porque ya lo he hecho y, a mi vez, lo aconsejo.

6 comentarios:

  1. He entrado por primera vez y seguro que no será la última, al ver el blog, en la Lista que tiene nuestro Amigo Antonio.

    Creo que no hay edad para Enamorarse. Y el Enamorarse y edad para el Amor, opino que es la misma cosa.

    Si, puede uno enamorarse y no quererlo.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y comentario, Manolo. Bienvenido a esta tu casa, humilde pero acogedora. Salud(os).

      Eliminar
  2. El enamoramiento no es más que un estado mental transitorio que, según algunos especialistas, comparte síntomas con la esquizofrenia. Para mí son cosas distintas, aunque se tienda a identificarlas. El amor puede llegar perfectamente después del enmoramiento. Este es mi parecer,solo mi parecer.
    Salud/os

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Con la esquizofrenia? Uuuh, eso ya es más serio. Con razón se dice "Fulanito está loco por Menganita". Jaja. Gracias, Antorelo.

      Eliminar
  3. Caray con las preguntas. Un examen por todo lo alto, en el que el "apto" no está garantizado. Como no me considero capaz de contestar a todas, me limitaré a hacer dos observaciones como simple alumno, sin pretensión de nota. Me basta con el "progresa adecuadamente". Creo, por un lado, que el enamoramiento es consustancial a la fortaleza del amor que a través de él se consigue. No es un proceso lineal, sino cíclico, que hay que construir permanentemente aprovechando los múltiples vertientes que una relación entre personas encierra. Es decir, uno se puede enamorar inicialmente en función de un rasgo determinado de la persona amada; posteriomente, ese rasgo se desvanece como motivo de enamoramiento pero puede surgir otro que reaviva el sentimiento amoroso. Son los múltiples matices con que puede manifestarse el amor, mediante ese proceso de descubrimiento que nunca está predeterminado. Pero puede ocurrir, que, tras el enamoramiento inicial, las posibilidades de ampliar los motivos que lo justifican no existan. En ese caso, llega el desamor y todo acaba. El ciclo, con otra persona, puede volver a empezar. Begin to begin.

    Y, por otro, creo que el desarrollo de la sensibilidad humana a lo largo de la vida permite mantener viva la llama del amor con independencia de la edad, aunque es evidente que el paso del tiempo introduce perspectivas y matices que dan lugar a una dimensión cambiante de lo que ese sentimiento ofrece. Es ahí donde se pone a prueba la capacidad personal del individuo para, a través del amor, seguir siendo feliz.

    Un cordial saludo, mi buen amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Fernando. Es una respuesta para matrícula. Prácticamente me has dejado sin preguntas, todas están resueltas. Me sobrepasas. Yo no tengo tantas seguridades. Pero tus palabras me hacen y me harán pensar. Muchas gracias.

      Eliminar